Como controlar la ansiedad por la comida

Como controlar la ansiedad por la comida. Comer con cabeza tiene su recompensa, por lo tanto, como controlar el estres de forma natural es, restringiendo el consumo de bebidas estimulantes (café, té, mate, etc.) alcohol y tabaco. Todas ellas frenan la acción de la dopamina, lo que influye sobre el control de los impulsos y la toma de decisiones.

Controla el nivel de saciedad a medio y largo plazo, el exceso de carbohidratos “malos” (pan, arroz y pasta refinados, bollería dulces, “snacks” salados, zumos industriales, etc.) aumenta la resistencia a la leptina hormona que regula la saciedad.

Como controlar la ansiedad por la comida
Como controlar la ansiedad por la comida

Como controlar la ansiedad por la comida

Apuesta por lo natural a diferencia de los alimentos endulzados artificialmente (bollería, golosinas, chocolate, postres lácteos, helado, etc.) los que son dulces de forma natural, como la fruta y ciertas hortalizas (la zanahoria, la calabaza, el boniato, etc.) no alimentan el ansiedad por la comida ni provocan irritabilidad, mal humor o apatía.

Para poner freno a los kilos emocionales, esos que se ganan con asaltos a la nevera, conviene tomar conciencia de el modo en que “digerimos” los problemas y, tan importante o más, mantener a raya las sustancias (hormonas, nutrientes…) que disparan la ansiedad y estimulan el apetito.

Antes de vaciar la despensa ante un ataque repentino de hambre, nada más efectivo que comer un plátano espolvoreado con canela. Esta fruta posee altas dosis de vitamina B6 y magnesio, dos nutrientes que calman y controlar la ansiedad por comer. Es, por otro lado, una de las mejores fuentes de triptófano, una sustancia que favorece la producción de serotonina.

Equilibrar los niveles de esta hormona, aparte de elevar ánimo, regula el apetito y frena la adicción por los dulces. Su aporte calórico es de 85 Kilocalorías. El aperitivo ideal es, unos 15-20 minutos antes de sentarte a la mesa, bebe un zumo de tomate natural con una cucharadita rasa de levadura de cerveza, un suplemento que reduce el nivel de ansiedad, por su riqueza en vitaminas del grupo B, constituye, además, un yacimiento de cromo, cuya carencia provoca una apetencia desmesurada por los dulces.

Las personas que abusan de los precocinados y los alimentos azucarados pueden presentar déficits. Su aporte calórico es de 80 kilocalorías. Supera la tentación de comer y antes de buscar consuelo en ella, prueba a controlar tus impulsos con remedios naturales para la ansiedad por la comida, con una tisana de rooibos, una planta relajante que actúa como un buen ansiolítico natural.

ansiedad por la comida
ansiedad por la comida

Emplea una cucharada de esta hierba por taza de agua, filtra al cabo de 2 o 3 minutos y endulza con canela, vainilla en polvo o unas semillas de anís chafadas. Tiene un aporte calórico de 0 Kilocalorías. Si duermes bien, comerás mejor, dicen que quienes duermen menos de 7-8 horas al día tienden a acumular kilos de más. ¿La razón?.

La falta de descanso estimula producción de grelina, la hormona del apetito, y reduce y controla el efecto de la hormona de la saciedad. Si el insomnio y la fatiga hacen que picotees a todas hora y comas sin freno, debe un vaso caliente de “leche” de avena, excelente somnífero natural, antes de irte a dormir. Con un aporte calórico de 70 Kilocalorías.

Debemos de reconocer y vencer el hambre de tipo emocional como por ejemplo, haciéndonos estas preguntas muy frecuentes ¿Comes, a veces, por aburrimiento o para aliviar la ansiedad? ¿Para premiarte por algo que has logrado o para compensar una pequeña decepción? Si has contestado que sí a alguna de estas preguntas, sigue leyendo…

Distingue el hambre física de la emocional, dado que la primera se da cuando los niveles de glucosa en sangre van bajando, motivo por el que la sentimos de forma gradual. Por el contrario, el hambre emocional de la ansiedad con la comida aparece de forma repentina, es impulsiva y suele estar asociada a caprichos apetecibles, pero poco saludables: bollería, “snaks” salados, bombones, embutidos, etc. El hambre emocional, además, no suele ir acompañada de una sensación de satisfacción, sino de pesadez, culpa, vergüenza o rechazo.

Rompe con el patrón con un primer paso, como controlar la ansiedad por la comida y esos ataques de apetito compulsivo es reconocer que se trata, efectivamente, de hambre emocional, es decir; que no se desea comer para cubrir una necesidad básica, sino para dar salida a una emoción.

El segundo es tratar de satisfacer ese impulso con alimentos sanos (fruta, un yogur con miel, un puñadito de frutos secos, una olivas, etc). También es buena idea buscar alternativas placenteras fuera de la comida: aliviar la ansiedad con un baño de espuma, matar el aburrimiento cocinando algo saludable, evadirnos viendo una película, etc.

Estos son algunos de los buenos hábitos recomendados y efectivos que debes seguir para saber como combatir la ansiedad por la comida:

  • Alejarse del estrés.
  • Ejercicios para controlar la ansiedad por la comida tres veces por semana.
  • Seguir un horario de comidas regular.
  • Tomar un tentempié ligero a media mañana y media tarde, intentando que, entre cada ingesta, no pasen menos de 2,30 horas ni más de 4 horas.

Como hemos visto comer por ansiedad no calma el apetito y además nos perjudica en nuestra dieta diaria. Por lo tanto, de ahora en adelante, espero que tomes nota de todos nuestros mejores consejos y empieces una alimentación sana y equilibrada. ¡Tu cuerpo te lo agradecerá!

Deja un comentario