Peligros de las dietas milagro

Los peligros de las dietas milagro son muchos para la salud y para nuestro organismo, haciendo que perdamos peso rápidamente y de manera inadecuada

Existen multitud de dietas que nos proponen diferentes métodos para llevarlas a cabo, prometen resultados rápidos y sencillos. Debemos evitar ante todo, las dietas milagrosas.

Peligros de las dietas milagro

Los peligros de las dietas milagro

Las dietas milagrosas son esas dietas que nos prometen adelgazar diez kilos en un mes, o incluso en menos tiempo. Este tipo de dietas no son para nada saludables, podrían darse infinitas respuestas y aportar muchos más estudios, pero como puntos principales están el efecto rebote y la carencia de muchos nutrientes esenciales para nuestro cuerpo.

Si después de un periodo de tiempo de carencias nutricionales en nuestro organismo, como sucede en las dietas bajas en grasas o hidratos de carbono, recaemos en nuestros malos hábitos anteriores, todo lo que hemos perdido lo recuperaremos en la mitad de tiempo ya que el cuerpo tiene a almacenar todo cuanto puede después de un periodo de “sequía” nutricional.

Esto es muy típico en las dietas bajas en grasas pero altas en hidratos de carbono, nuestra ansiedad se disparará y en cuanto retomemos la ingesta de grasas éstas se almacenarán de inmediato.

Por otra parte las dietas que fundamentan sus comidas en fruta, verduras y hortalizas, evitando la ingesta de proteínas y grasas, nos llevarán a perder mucho peso, pero el efecto rebote y la ansiedad se entienden como uno de los peligros de las dietas milagrosas.

Las proteínas son esenciales y las grasas que suelen acompañar a las proteínas en los alimentos que las contienen también son muy importantes. No debemos descuidar la ingesta de estos dos macronutrientes puesto que son muy importantes para el correcto funcionamiento de nuestro organismo.

La mejor manera de cuidarnos es llevar una dieta equilibrada, que cuente con hidratos de carbono complejos, proteínas y grasas de calidad. Los extremos no son buenos, y lo mejor es que hagamos un esfuerzo mental para acostumbrar a nuestro cuerpo de cuales alimentos son sanos y cuáles no.

Así evitaremos contar calorías y disfrutaremos comiendo, puesto que lo ideal es sentirnos a gusto con nosotros mismos y nuestros hábitos.

Si necesitas adelgazar ya sea por cuestiones médicas, de salud o simplemente por encontrarte mejor, visita a un nutricionista, para no arriesgarte a sufrir los peligros de las dietas milagro

Deja un comentario